sábado, 26 de mayo de 2007

Peor que el hambre

¿Hay algo peor que el hambre? La verdad no me importa. Tener hambre es por sí sola una cosa espantosa. Salgo de mi casa a las 8 y 30 de la manaña y 50 minutos mas tarde estoy tomando café con galletas, lo primero que cae mi estómago. Una hora después ya tengo hambre. Dos horas más tarde me desespero por no haber comido nada todavía: ¿güeva, desidia, anorexia, fakirismo?: no tengo un centavo. Faltan tres días para la quincena y mi bolsillo está seco como boca de bazuco. Voy por más café a la cocina y alguien come. ¿Gustas? No, gracias, provecho, contesto. ¿Orgullo o vergüenza?: sin dudarlo, pena, una pena terrrible que me acompaña desde niño, que algunas veces vuelvo estúpido orgullo de sentir que algo debe uno padecer. No soy un tipo penoso, mis amigos no dejarían que yo dijera ni creyera eso, y algunas chavas dirían que les he tomado el pelo si le dije que soy tímido. Pero si de comida se trata, me cuesta un chingo pedir un poco. De unos porque sé que también andan de perros, y chance sea lo poco que comerán en el día. De otros, no me gusta padecer su lastimera actitud de: "pobrecito, mediodía y tú no has comido nada", y luego un sermón sobre la correcta administración de mi salario. Pero el hambre es fea (como una vieja y loca orinando a media calle a las 3 de la tarde), y el que la aguanta, o es yogui o fakir, o teme al castigo. El hambre es una condición política debilitante que castra facultades. A mí me exaspera. No te me acerques a la una de la tarde si no he comido. Déjame hacer mi chamba mientras consigo otras galletas, o lo que se coma. A las tres no sé qué voy a hacer cuando salga de la chamba a las cuatro y me vaya a casa, donde tampoco tengo qué comer, y piense en que (hoy es martes) hasta el jueves en la noche tendré dinero. El hambre es la herida en la costilla del pobre y muchas otras pendejadas. ¿Hay algo peor que el hambre? Lo hay, sin duda: ser un pendejo que prefiere escribir de su hambre que conseguir algo qué comer.

1 comentario:

For IUS México dijo...

¡¡¡Te pasas amigo!!! me identifiqué con esa historia que sucede cada 3/4 de quincena.
Te invito si gustas a escribir algo en el foro IUS México, es un foro de abogados y demás pero me gustaría que te integraras con nosotros para que me sugieras que secciones agregar que sean interesantes. La dirección es http://foroiusmexico.blogspot.com